ventajas de la tanatopraxia

Ventajas de la tanatopraxia

En el post anterior vimos cuáles son las partes de un procedimiento tanatoestético, mientras que ahora nos centraremos en las ventajas de la tanatopraxia. La tanatopraxia es una disciplina que, sin duda alguna, está dando de qué hablar en el mercado laboral, puesto que cada vez goza de más salidas y es un sector que comienza a estar merecidamente reconocido, además de proporcionar estabilidad y buenos salarios a sus trabajadores tanatopractores.

¿Qué es la tanatopraxia?

Se denomina tanatopraxia a la técnica que consiste en demorar la descomposición de un cuerpo durante un periodo necesario, con el objetivo de dar la posibilidad a los más allegados y familiares de que puedan dar el último adiós a su ser querido de una forma digna y decente.

Consiste en realizar una desinfección completa de un cadáver y posteriormente preservarlo en las mejores condiciones, mediante métodos como la inyección de químicos germicidas solubles y soluciones acuosas. Las inyecciones, tanto de cavidad como vasculares, se complementan aplicando otras inyecciones de forma superficial o bien directamente en los tejidos.

Lo que observarán los familiares del difunto tras la tanatopraxia es una apariencia natural del cuerpo, semejante al aspecto que tenía la persona en vida, intentando camuflar o disimular cualquier efecto de enfermedad o sufrimiento previo a la muerte, especialmente en casos en los que la dolencia se ha prolongado en el tiempo.

Ventajas de la tanatopraxia

Realizar la tanatopraxia a una persona fallecida tiene numerosas ventajas sanitarias y beneficios, no solo para el propio cadáver sino también para los familiares y las personas que trabajan para adecentar al muerto. Son las siguientes:

  • Se evita el contagio de determinadas enfermedades.
  • Se consiguen eliminar los olores debido a la posible descomposición del organismo.
  • No se derraman líquidos ni afloran fluidos corporales.
  • Se consigue que la persona recupere el color natural y la apariencia, lo más parecido a la que tenía en vida.
  • El cuerpo se puede trasladar, conforme a las normativas internacionales establecidas.
  • Se permite a los familiares que puedan velar el cuerpo durante mayor tiempo y que queden tranquilos y consolados tras ver el buen aspecto del difunto. El recuerdo y la última imagen que tengan será buena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *