tanatoplastia

La tanatoplastia: el arte de reconstruir cadáveres

¿En qué consiste la tanatoplastia?

La tanatoplastia, se define según el DECRETO 151/2014, de 20 de noviembre, de sanidad mortuoria de Galicia (cuya definición personalmente creo que más se adecua a lo que consiste esta técnica) como aquellas “prácticas médico-quirúrgicas sobre el cadáver, de una parte, o de la totalidad, para restablecer o mejorar el aspecto estético o para extraer del cadáver aquellas prótesis que se requieran”. Es decir, la tanatoplastia consiste en el conjunto de técnicas y manipulaciones empleadas sobre un cadáver cuyo desperfecto es grave, ya sea producto de una enfermedad o accidente, y que obliga al tanatopractor a reconstruir la parte afectada o faltante. En especial, este método, se aplica a cara (cabeza) y manos, al ser las partes más visibles durante el velatorio.

Importancia de conocer esta técnica

Todo buen tanatopractor debe conocer y especializarse en la técnica de la tanatoplastia, ya que alguna que otra vez se requerirá su empleo. Se estima que un 5% de las muertes producidas en nuestro país se producen bajo un contexto accidental, violento o traumático, por lo que, a la hora de mostrar el cadáver durante el velatorio la mayoría de las ocasiones se prefiere la opción del “féretro cerrado”. Aunque existen casos en los que los propios familiares desearán ver al difunto, por lo que una correcta aplicación de la tanatoplastia será fundamental.

Requisitos para practicar la tanatoplastia

Para poder practicar las técnicas de tanatoplastia oportunas, se deberá cumplir una serie de especificaciones, en las que se encuentran:

  • La tanatoplastia solo se podrá practicar en salas habilitadas para practicar la tanatopraxia.
  • Si se emplean algún tipo de estimuladores cardíacos o prótesis subcutáneas que incorporen pilas o baterías, deberán ser extraídas una vez que se proceda al enterramiento o incineración del cadáver.

Además, se deberá tener en cuenta otras cuestiones inherentes a la tanatopraxia, que ya comenté en anteriores entradas a mi blog como las Condiciones generales de una sala de tanatopraxia por ley y Circunstancias en las que es obligatorio conservar o embalsamar un cadáver

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *