maquillador de cadáveres

Ser maquillador de cadáveres: curiosidades y tabúes

La idea de la muerte es algo que no termina de ser aceptado por la mayoría de personas, a pesar de que es natural e inevitable. Y en este contexto social lleno de tabúes acerca del tema de la muerte aparece necesariamente la figura del maquillador de cadáveres, un perfil profesional cada vez más reconocido que se encarga de embellecer a los difuntos para presentarlos con el mejor aspecto ante los familiares.

A priori, ser maquillador de cadáveres es un oficio considerado extraño y poco o nada deseable. Sin embargo, la labor de los maquilladores de cadáveres es fundamental para ayudar a las familias a afrontar la muerte de un ser querido, especialmente en esta época en la que nos encontramos en la que se valora tanto la imagen y la apariencia estética (en muchas ocasiones de forma excesiva).

Algunos tanatopractores perciben cierta reticencia social al mencionar su oficio ante personas desconocidas, cuando realmente se debería mostrar agradecimiento, puesto que los maquilladores de cadáveres son quienes se ocupan debidamente del cuerpo de una persona una vez que ésta ha fallecido.

El día a día de la profesión, trabajando mano a mano con la muerte, puede desembocar a veces en ciertas situaciones un tanto cómicas y curiosas pero a la vez naturales. Para algunos tanatopractores es muy normal hablarles a los difuntos mientras los maquillan; lejos de ser indicios de locura o problemas psicológicos, se trata simplemente de una forma que tiene el ser humano de humanizar la muerte. Otros también opinan de forma cómica que los difuntos son los mejores clientes que se puede tener, ya que nunca dan problemas ni se quejan (todo ello siempre desde el máximo respeto).

Lo gratificante de ser maquillador de cadáveres

Toda persona que acaba de fallecer no tiene un aspecto agradable. Es todo un reto transformar a esa persona, embalsamarla adecuadamente, vestirla y maquillarla, para que el cuerpo quede presentable ante los familiares y personas cercanas y para conseguir que guarden un buen recuerdo.

Eso es realmente lo que produce una enorme satisfacción para los tanatopractores, ante las posibles miradas de incomprensión de aquellos que no entienden la pasión por este trabajo, quienes probablemente desconozcan la entrega y el respeto con el que siempre trabaja un maquillador de cadáveres. Es necesario tener una gran vocación para desempeñar esta profesión.

¿Te gustaría estudiar para ser maquillador de cadáveres?
En este post hablamos sobre escuelas de tanatoestética y tanatopraxia y lo que debes tener en cuenta a la hora de escoger un curso relacionado.

Para ilustrar y ejemplificar todo lo mencionado anteriormente, os dejamos con este interesantísimo vídeo de un documental canadiense emitido en La2, donde se habla en clave de humor negro sobre una profesión muy necesaria para la sociedad que para algunos resulta extraña y que todavía sigue siendo vista con prejuicios: el oficio de los maquilladores de cadáveres.

 

4 thoughts on “Ser maquillador de cadáveres: curiosidades y tabúes

    1. Buenas Sandra, normalmente suelo recomendar un curso de tanatoestética y tanatopraxia que, además, cuenta con prácticas. Te dejo aquí el enlace para que solicites información: http://bit.ly/2ttBFGv

      ¡Muchas gracias por escribir en mi blog!
      Saludos.

  1. Hola me gustaria aprender maquillar un fallecido estoy estudiando emfermeria pero me interesa mas aprender como tengo que aser desde ya mucha gracias

    1. Buenas Elsa, antes de nada gracias por escribir en mi blog. Lo bueno de que tengas conocimientos en el campo de la enfermería es que ya cuentas con una buena base en anatomía, la cuál es necesaria para ejercer dentro del campo de la tanatoestética y tanatopraxia. Normalmente, suelo recomendar el curso de tanatoestética de una academia especializada en cursos online y a distancia, a continuación te dejo un enlace para que les solicites información: http://bit.ly/2uSPOlu

      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *