ictericia

El tratamiento de la ictericia en la tanatoestética y tanatopraxia

¿En que consiste la ictericia?

ictericia

La ictericia es aquel fenómeno que provoca en el ser humano que la piel y partes blandas (ejemplo: ojos) , se vuelvan visiblemente de color amarillo. La responsable de este hecho es la bilirrubina, sustancia amarillenta que se encuentra en la hemoglobina (sangre).

El hígado es el encargado de fabricar los glóbulos rojos, cuya función principal es restaurar las células que quedan degradadas, si este primero falla, la escasez de glóbulos rojos provoca que la bilirrubina torne la piel del propio afectado de un color amarillento.

La ictericia, tras producirse el fallecimiento de la persona, se hace más notable con el paso de las horas, pudiendo dividirse el proceso por etapas.

Las tres etapas de la ictericia

  • Pre hepática: en esta primera etapa la bilirrubina se va acumulando lentamente en el cuerpo, debido a la interrupción del metabolismo a causa del fallecimiento de la persona.
  • Hepática: una vez avanzado el proceso de descomposición del cuerpo, la ictericia se va haciendo más pronunciada, en esta etapa la acumulación es tan pronunciada que los colores amarillos de los tejidos comienzan a tornarse en un tono naranja.
  • Estasis biliar/colestasis: tras un gran paso del tiempo, la gran acumulación de la bilirrubina provoca que la piel se vuelva de color verde.  Los síntomas de esta fase se acrecientan cuando el fallecido a muerto a causa de cáncer, uso de drogas o tuviese, en vida, problemas crónicos del hígado.

La ictericia actualmente

Con el aumento del uso de fármacos y quimioterapias, el fenómeno de la ictericia está incrementándose con el paso de los años. Por lo que el sector mortuorio está cada vez más adaptando nuevas técnicas dirigidas a la tanatoestética y tanatopraxia, para poder lidiar con este problema.

Tratamiento de la ictericia

La ictericia puede hacer que el propio tanatopractor se pregunte si es más adecuado aplicar al fallecido un tratamiento, conservar el cuerpo o maquillar al difunto para disimular los síntomas de la bilirrubina. Por suerte, el avance de la ciencia ha permitido que los tanatopractores, durante su labor, puedan aplicar sustancias químicas en el riego sanguíneo del difunto para aplacar los efectos adversos de la ictericia, permitiendo poder ultimar detalles con cosméticos.

 

2 thoughts on “El tratamiento de la ictericia en la tanatoestética y tanatopraxia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *