llevar niños funeral

¿Es recomendable llevar a los niños a un funeral?

Son muchos los adultos que defienden que los menores de 12 años no deben asistir ni a funerales ni a tanatorios.  Existen varias razones por las que es recomendable llevar a un niño a un funeral y otras que hacen que, por el contrario, no sea recomendable llevar a un menor a este tipo de eventos.

Razones para llevar a un niño a un funeral

La mayoría de profesionales dentro del campo de la psicología, psicoterapia y la educación defienden que los niños deben acudir a los funerales. Por las siguientes razones:

  • Los niños asimilan, antes de lo que pensamos, la idea de la muerte: los niños se hacen una idea acerca de lo que es y supone la muerte ya que la pueden ver a través de la televisión, películas y en la propia naturaleza.
  • Los niños se sentirán más integrados en la familia: si llevamos a los niños al funeral estos sentirán que son parte de la familia al participar y acompañar a sus familiares durante la celebración del rito.

Razones para no llevar a un niño a un funeral

  • Pueden parecerles una experiencia traumática y estresante: durante los funerales se reúnen familiares y amigos dolidos por el fallecimiento de la persona, ver personas llorar y reaccionar de diferentes formas puede generar en el niño un gran estrés.
  • Pueden no entender el significado de la muerte: hay personas que defienden que los niños de temprana edad no entienden el significado de los rituales funerarios, por lo que prefieren alejar a los menores del concepto de la muerte hasta que son suficiente mayores como para poder explicarles su verdadero significado.

Como tomar la decisión de llevar a un niño a un funeral o no según su edad

En función de la edad del niño, es recomendable tomar unas medidas o no. Se puede dividir en tres grupos de edades diferentes:

  • 0-3 años: los niños que se encuentra entre estas edades suelen tener una escasa capacidad de atención por lo que durante el funeral el niño se cansará y puede que llore molestando a todas las personas que acudan.
  • 3-9 años: a estas edades los niños suelen tener una idea sobre la muerte errónea, como que es reversible, este concepto suele darse debido a la televisión o las historias de los cuentos. Otra idea que suelen hacerse los niños es que la muerte de la persona ha podido ser culpa de ellos a modo de castigo por haberse portado mal.  En estas edades es aconsejable explicar a los niños con palabras sencillas porque su ser querido a fallecido.
  • Superior a 9 años: a partir de los 9 años los niños entienden la muerte al igual que un adulto, pero hay que prestar especial cuidado en que el fallecimiento del ser querido no les produzca desconcierto, ya que a estas edades no saben cómo expresar sus sentimientos, así como controlar sus propias conductas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *