conservacion cadaver

El proceso de putrefacción (II parte) – Fenómenos artificiales conservadores del cadáver

En esta segunda parte vamos a hacer un repaso por los métodos más comunes de conservación de un cadáver de forma química y artificial. La anterior publicación que realizamos sobre el fenómeno de la putrefacción, así como los métodos de conservación de un cuerpo de forma natural puede visitarse haciendo clic aquí.

¿Cuáles son los fenómenos artificiales de conservación del cadáver?

  1. Método de conservación definitiva. El embalsamiento.

Es uno de los métodos más antiguos de conservación de un cadáver, ya que lo utilizaban antiguas civilizaciones como los egipcios, judíos, incas, etc. Esta técnica se ha trasladado a nuestros tiempos gracias a la petición de familiares y amigos por ver a su ser querido en óptimas condiciones durante el funeral, además del imperativo legal.

El embalsamiento en España se rige legalmente por los Reglamentos de Policía Sanitaria Mortuoria de 2 de diciembre de 1945, y modificada el 17 de marzo de 1952 por la Dirección General de Sanidad. Estas leyes determinan que materiales y productos deben emplearse el realizar la tanatopraxia.

Este método consiste en la inyección intraarterial de una solución química, tras el drenamiento de la sangre del cuerpo en su totalidad.

Los dos tipos de soluciones químicas más populares empleadas en la actualidad son:

1º Solución:

  • Formol solución comercial – 2 litros
  • Alcohol etílico – 3 litros
  • Agua destilada – 5 litros

2º Solución:

  • Cloruro de cinc cristalizado 330 gr
  • Agua destilada – 5 litros

La decisión de conservar el cadáver de forma total suele ser por fines docentes. La facultad de medicina o forense debe tener los permisos pertinentes para poder conservar un cadáver en sus instalaciones.

  1. Método de conservación transitoria

El método de conservación transitoria, se caracteriza por tratar el cuerpo con químicos que se limitan a frenar la putrefacción durante un período de tiempo limitado. Este suele ser el método más utilizado, ya que es el que se utiliza para ralentizar el deterioro del cuerpo durante un funeral, para finalmente ser enterrado o incinerado.

Este método consiste en inyectar con trocar grueso en las principales cavidades del cuerpo (tórax, abdomen, cráneo) y masas musculares una solución química. La fórmula común de este químico debe estar compuesto por:

  • 2 litros de formol al 50%
  • 5 litros de agua

Si, por el contrario, se opta por un método de conservación del cadáver con sustancias secas, se debe colocar el cadáver sobre una capa de serrín mezclada con otros productos. Esta capa debe estar compuesta por:

  • 6 kg de sulfato de cinc
  • 9 kg de serrín de madera
  • 2 kg de una solución de formol al 40%
  1. Refrigeración

Este método suele utilizarse para cadáveres a los que se necesita practicar la autopsia. Los cuerpos son introducidos en cámaras especiales que mantienen una temperatura entre los 0º y 4º.

Otros enlaces de interés

El tratamiento de la deshidratación cadavérica en la tanatopraxia y tanatoestética 

¿Cuánto cobra un especialista en tanatoestética y tanatopraxia?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *