El curioso caso de Teresa

Esta curiosa historia se remonta a principios del siglo XX, en el pequeño pueblo situado al extremo noroccidental de Lérida, llamado Bausen.

La historia comienza con dos primos Teresa y Francisco, que formaron pareja, siendo este tipo de uniones típicas en los pueblos rurales de principio de siglo. Sin embargo, ellos nunca llegaron a contraer matrimonio, ya que o no quisieron o no pudieron pagar la dispensa de consanguineidad que exigía la iglesia por esa época de un total de 25 pesetas.

Teresa murió de forma repentina a la edad de 33 años, pero las estrictas normas de aquella época negaban el enterramiento de su cuerpo en el cementerio cristiano, por lo que los propios vecinos del pueblo tuvieron que construir un cementerio civil en pocas horas para darle reposo al cuerpo de Teresa.

Lo curioso de este caso es la rareza de este camposanto, ya que no existe otro de las mismas características en España.  Este pequeño cementerio laico solo consta de un muro de piedra de un total de un metro de altura, una pequeña puerta de hierro y una única tumba con una lápida que reza «Rercuerdo (con errata) a mi amada Teresa que falleció el 10 de mayo de 1916 a la edad de 33 años» (sic) y «A nuestra querida madre».

Francisco emigró a Francia tras perder a Teresa, falleciendo allí. Pero la dificultades legales y económicas han impedido que sus hijos puedan enterrar en el pequeño cementerio laico de Bausen a su padre junto la tumba de Teresa.

Sigue siendo un misterio el hecho por el que la pareja se negaron a casarse, ya que las 25 pesetas que exigía la Iglesia para la unión en matrimonio no era una tasa excesivamente cara (eran aproximadamente dos jornales de la época), o en caso de una próxima muerte de una de las personas de la pareja (como en el caso de Teresa) la Iglesia realizaba la unión de manera gratuita.

Fuente: ElPais.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *