orígenes de la tanatoestética

Descubriendo los orígenes de la tanatoestética

Para entender qué es la tanatoestética en la actualidad, lo que significa y sus implicaciones socioculturales, es necesario echar la vista atrás y profundizar en los orígenes de la tanatoestética según las distintas etapas y periodos históricos.

La tanatoestética, aunque parezca lo contrario y pensemos que es algo nuevo, se trata de una práctica ancestral y tiene su origen en la Edad de Piedra, donde a los difuntos ya se les vestía con ropas especiales y se les decoraba el rostro con barro rojizo.

Por otro lado están los egipcios, quienes se esforzaban especialmente en preservar los cadáveres, puesto que no concebían el alma sin el cuerpo. Para ello, embalsamaban y momificaban los cuerpos, para conseguir que se mantuvieran intactos con el paso del tiempo y así el alma pudiera pasar a la siguiente vida. Además, ellos fueron los precursores del uso de cosméticos, ya que empleaban henna para tintar el cabello, malaquita azul o verde para colorear los ojos, carmín para dar color a los labios, etc.

orígenes de la tanatoestética
Fotografía tomada en 1903. Extraída de aquí.

En Oriente, los chinos también se utilizaban productos como polvos de azahar, pulpa de frutas, tinta china, aceites de té, etc., para maquillar muertos.

En la Antigua Grecia<, se teñía el pelo a los difuntos con aceites extraídos del azafrán y otras flores, y también se maquillaba la cara con plomo blanco y se aplicaba carmín o bermellón en labios, uñas y mejillas. La época del Renacimiento se caracteriza por un especial culto a la belleza y por tanto al arreglo funerario, tras el paso del geocentrismo medieval al antropocentrismo. Empleaban pomadas de cacao y vainilla para conseguir tonos pálidos y blanquecinos en el rostro del cadáver.

Sin embargo, en los siglos XVII y XVIII, el color adquiere gran protagonismo. Se embellecían a los difuntos empleando cosméticos de color, para conseguir una apariencia “saludable” del cuerpo del difunto.

orígenes de la tanatoestética
Instrumental antiguo de tanatoestética. Museo mortuorio en EEUU. Extraída de aquí.

Puntos clave de los orígenes de la tanatoestética:

  • Los orígenes de la tanatoestética se remontan a la Edad de Piedra, ya que empleaban barro rojizo para decorar el rostro de los cadáveres y los vestían con ropas especiales.
  • Los egipcios no concebían el alma sin cuerpo; es por ello que momificaban y se empeñaban en preservar el cadáver en las mejores condiciones mediante técnicas de embalsamamiento. Fueron los precursores de la tanatoestética como la conocemos hoy día.
  • El origen del “velatorio” junto al difunto surgió en la Edad Media. Sin embargo, la religión prohibía la realización de ritos de acicalamiento a cadáveres.
  • Con el Renacimiento y el paso del geocentrismo medieval al antropocentrismo, se recupera el culto a la belleza y a los arreglos mortuorios.

¿Qué supone la tanatoestética en la actualidad?

Hoy en día, la mayoría de técnicas de impregnación con bálsamos, que empleaban algunas culturas como por ejemplo los egipcios, han acabado perfeccionándose y transformándose en métodos de conservación mediante inyecciones intravasculares de sustancias químicas, deshidratantes, antisépticas y astringentes.

Actualmente, la tanatoestética, coloquialmente conocida como la práctica de maquillar muertos, se ha convertido en algo esencial para la sociedad. Los profesionales de la tanatoestética son los responsables de “darle vida” al rostro de una persona fallecida, ayudando a los familiares y allegados a paliar su dolor. En este post se explica detalladamente en qué consiste el trabajo de un tanatopractor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *