¿Cuánto cuesta un funeral en España?

Los funerales son un trámite necesario a la vez que suponen un negocio rentable para las funerarias y las empresas partícipes en el proceso. Todas las personas tenemos que pasar por ello y nos preguntamos al menos una vez en la vida, cuánto cuesta un funeral en España. Según los cálculos realizados por las empresas del sector y organizaciones de consumidores, los gastos de un entierro suponen unos 3.600 euros de media, una cifra que lo sitúa en lo alto del ránking europeo. Además, para los españoles, los servicios funerarios y entregas de bienes realizadas por este tipo de empresas tienen un IVA del 21 % desde el 1 de septiembre del 2012.

Desglose de cuánto cuesta un funeral en España

A la hora de organizar un entierro, debemos tener en cuenta los siguientes elementos que afectarán al precio final del sepelio:

– Ataúdes: disponibles en el mercado con precios y calidades diferentes. El primero de ellos y más común es el féretro de madera o conglomerado. Éstos deben medir al menos 15 mm de grosor y deben estar hechos de una pieza. Los féretros también pasan por distintas modas y tendencias, siendo posible elegir entre un amplio abanico de colores y materiales. Incluso, llegando más allá, hay personas que encargan un féretro que represente mejor las cualidades, aficiones y personalidad del fallecido como equipos de fútbol o colores favoritos. Uno de los más curiosos, son los ataúdes biodegradables, de los que hablamos con más profundidad en otro de nuestros posts.

– Lápidas: pueden estar hechas de lozas de piedras del campo (las más antiguas), pizarra, caliza, mármol, granito, arenisca o, incluso, madera. Cada material tiene sus ventajas y sus inconvenientes, con lo que debemos  conocer cuál es la mejor opción para nosotros. Los materiales blandos, como la madera, son más fáciles de tallar, adaptándose mejor a un diseño personal, pero se estropean más fácilmente y es posible que la erosión borre las inscripciones rápidamente.

En cuanto al gasto, aunque se tenga comprado un nicho con anterioridad, la piedra de mármol que los reviste y las inscripciones hay que abonarlas aparte. Ésto encarece de modo notable el precio final.

– Esquelas: se publican en los periódicos de cada ciudad. En ellas se da a conocer la muerte de un ser querido y sirven para informar del sitio y hora donde tendrá lugar la misa o el entierro para que las personas que lo deseen puedan acudir a despedirse. Actualmente existen más opciones a la hora de contar con este servicio, ya que en los últimos años se están empezando a utilizar las esquelas online, donde a través de la web, la familia facilita ésta información.

– Tanatorio: los familiares y amigos acuden para pasar el tiempo que transcurre entre el momento del fallecimiento y la partida hasta el cementerio. Se utilizan también para despedirse del difunto y mostrar las condolencias a los más allegados.

Dentro de los tanatorios, encontramos los servicios de tanatoestética y tanatopraxia, que  proporcionan la mejora de la imagen del difunto de cara a la recepción de los familiares. Estos servicios están cobrando peso en los últimos años, ya que el sector funerario está atravesando una gran evolución para adaptarse a las nuevas tendencias. Todavía, las profesiones de tanatoestética y tanatopraxia son desconocidas para muchas personas, pero el progresivo aumento en la demanda de servicios de acondicionamiento de los fallecidos, han convertido estos empleos en un trabajo reconocido y en continuo crecimiento.

 

– Vehículos fúnebres: En los últimos años no ha variado mucho este servicio, prestado normalmente por las propias funerarias. Se utilizan para trasladar al féretro desde el tanatorio hasta la iglesia y hasta el cementerio o lugar de incineración del cuerpo. También el coche puede hacer traslados locales, nacionales e incluso internacionales si los países son cercanos como es el caso de España, Portugal o Francia. Si no, en su mayoría, en casos de repatriación los traslados internacionales suelen hacerse en avión.

– Flores: El arreglo floral propio de los funerales ha evolucionado mucho. Hoy en día es todo un arte. Existen profesionales dedicados a trabajar con las flores que preparan centros, cruces, ramos y coronas para funerales. El arte floral funerario incluye muchos tipos de flores entre las que destacan los crisantemos, rosas, claveles, gladiolos y lilium.

– Recordatorios y mesas de firmas: son libros o documentos donde los familiares y amigos pueden escribir algunas palabras de ánimo, dar el pésame o recordar al fallecido, aunque suponen también un gasto prescindible en caso de necesitar abaratar costes.

El último informe de la OCU revela que aunque el precio de morir en España ronda los 3.600 € sumando los elementos que hemos mencionado, este precio no es el mismo en todas las provincias, ya que Barcelona, Tarragona y Vigo, son las ciudades más caras para morir, con un coste medio de 5.500 €, llegando a alcanzar los 6.400 € en Barcelona. En cambio, Cuenca, Santa Cruz de Tenerife y las Palmas de Gran Canaria, constan como las más económicas del territorio nacional con precios de 2.300 € de media.

Aun así, según las opciones que elijamos a la hora de preparar un funeral, podremos obtener un ahorro notable en el gasto final al optar por materiales más sencillos o prescindir de algunos de los servicios “extra”. Todo dependerá de nuestro presupuesto o lo que estemos dispuestos a gastar en nuestro último adiós.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *