obligatorio conservar o embalsamar un cadáver

Circunstancias en las que es obligatorio conservar o embalsamar un cadáver

En este post vamos a abordar la tanatoestética y tanatopraxia desde un punto de vista más normativo, es decir, nos vamos a centrar en los requisitos establecidos por la ley para varios aspectos como cuándo es obligatorio conservar o embalsamar un cadáver o lo que se exige a los tanatorios y velatorios para poder prestar sus servicios.

Destacaremos únicamente algunos aspectos que están directamente relacionados con la tanatoestética y tanatopraxia, conforme a lo dispuesto en el Estudio sobre los servicios funerarios en España de 2010.

¿Cuándo se exige obligatoriamente realizar prácticas de conservación y/o embalsamamiento?

Casi todas las Comunidades Autónomas españolas determinan la obligatoriedad de conservar temporalmente los cadáveres o embalsamarlos en función del tiempo transcurrido entre la defunción y el enterramiento o la cremación. De tal modo que:

  1. La normativa establece que la práctica de la conservación* (métodos tanatopráxicos que retrasan el proceso de putrefacción) es obligatoria cuando el cadáver haya de ser enterrado, con traslado o no, dentro del territorio nacional, pasadas las 48 horas de producirse la defunción.
  2. No obstante, la autoridad sanitaria puede ordenar sustituir la conservación por el embalsamamiento* (métodos tanatopráxicos que impiden la aparición de fenómenos de putrefacción) cuando el traslado vaya a suponer más de 72 horas desde la defunción. Sin embargo, algunas comunidades como por ejemplo la Comunidad de Madrid, no establece un plazo fijo obligatorio a partir del cual sea obligatorio embalsamar al cadáver, sino que la obligación vendrá determinada según lo considere la Consejería de Sanidad.

Además, se dispone que toda clase de manipulación sobre cadáveres (sin incluir las prácticas higiénicas básicas de acondicionamiento post mórtem) precisa de autorización o intervención sanitaria, cuya petición se debe hacer ante la Jefatura Provincial de Sanidad.

Requisitos para la autorización de los tanatorios o velatorios

Por otro lado, además de las circunstancias en las que es obligatorio conservar o embalsamar un cadáver, también se regulan otros aspectos como los requisitos establecidos por la ley que se exigen a los tanatorios y velatorios para que puedan ser autorizados para ofrecer servicios funerarios.

A continuación te mostramos algunos ejemplos de exigencias a nivel municipal para la prestación de servicios funerarios, en cuanto a instalaciones necesarias:

  • Salas para prácticas de tanatopraxia de dimensiones adecuadas, con paredes lisas y revestimiento lavable, suelo impermeable, inclinación para que las aguas viertan al sumidero, con lavabo y manguera y material y equipamiento apropiado para la tanatopraxia. Según la norma, se añade que esté provista de cámara frigorífica para conservación, mesa de trabajo, botiquín, ventilación y refrigeración, aseo y ducha para el personal.
  • Algunas normas prevén también sala de tanatoestética separada de la de tanatopraxia, mientras que otras la consideran junto con la de tanatopraxia, y en otras ni se menciona.
  • También se establece en la normativa autonómica, de forma genérica, la existencia de personal y medios necesarios (principalmente de desinfección) y suficiente para atender a los servicios ofertados, garantizando un adecuado nivel de higiene. En algunas, se dispone en particular que sean medios homologados o personal formado.
  • Además, se pueden dar requisitos de otro tipo de dependencias, como sala de recepción, depósito de cadáveres, sala separada para material sanitario, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *